BAJITO

Nos tomamos un vino al salir de la oficina en el Sierra, donde invitan a suculentas tapas… Es lo único positivo que nos hace volver una y otra vez porque el olor a fritanga y el vocerío de la amplia mayoría estudiantil que acude al bar no hacen que sea el lugar más atractivo para una charla. Tres rondas y ya nos levantamos contentos y cenados.

Nuestros bailoteos en Boite que no queden, mientras divas poperas, seudoreguetoneros y danceros facilones suenan para nuestro deleite y nuestra afonía. Reímos, cantamos, gritamos, bebemos y disfrutamos.

Nos juntamos en grupo para ponernos al día en una terraza de Fuencarral y criticar todo lo que se mueva sabiendo que seremos también criticados al mismo tiempo. Andanzas y desandanzas en la capital que nos  tomamos con un humor sinfín.

Y por más que riamos en alto, gritemos borrachos, no dejemos títere con cabeza y nos divertamos como si fuéramos aún adolescentes por los sitios más cutres o más in de la ciudad, lo que yo quiero realmente, lo que me gustaría de verdad es, como dice Ana War, hablar contigo… así, bajito.

Comparte esta publicacion
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

PSICOLOGÍA AFIRMATIVA & COACHING DE FORTALEZAS  

Psicólogo especializado en Psicología Positiva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *