GILIPOLLAS

Te entra un tío por instagram, uno de esos que tienes por followers y no está mal. Podrías decir que es guapo, tiene buen cuerpo e incluso parece simpático. Y aunque estás en el periodo boicoteador de ponerle pegas a todo, te preguntas por qué no… cuando vuelvas de tu semana de vacaciones, quedaréis.

Y a tu vuelta, el chico no insiste y tú tampoco mueves un dedo… y pasan las semanas. Aparece un discreto “hola”en tus mensajes y tomas consciencia de tu desidia que no te lleva a nada, así que le prometes que después de Fallas, os veréis.

Ya no son semanas sino meses. Y te quejas de la rapidez del sexo por el sexo en tus redes, la falta de compromiso y la dificultad de conocer a alguien. 

Publicas un mensaje pidiendo alguien que tenga una cámara para hacerte fotos para tu perfil y recibes un mensaje privado:
– ¿Es tan triste que vas a quedar conmigo si te digo que tengo una Canon? :P
– No hombre, contigo tengo que quedar para no quedar como un gilipollas.
– Pues sí, la verdad, toda la razón tienes.
– Si tú eres gilipollas me da igual quedar como un gilipollas yo.

Y así, pasas de querer evitar parecer algo a llamárselo al otro. El boicot sigue siendo tu regla predominante.

Comparte esta publicacion
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

PSICOLOGÍA AFIRMATIVA & COACHING DE FORTALEZAS  

Psicólogo especializado en Psicología Positiva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *