IDEM

– ¡Qué guapo eres!

– Tú también.

– Tengo ganas de verte.

– Y yo.

– Me encantas.

– Tú a mí mucho.

– Te quiero.

– Idem.

Incapaz soy de comenzar yo. Incapaz de exhibirte los mismos piropos, comentarios o sentimientos que tú sí liberas directamente. Incapaz de ser el primero en lanzar la piedra de la vulnerabilidad, de la valentía y de la sinceridad.

Mis excusas baratas sobre ir despacio, sobre querer verbalizar sin sentirme presionado, con mis tempos, mi libertad y mi espacio, realmente ocultan mi inseguridad, mi miedo y mi poca fe. Poca fe en mí mismo, en éste mi interior que empuja a mi exterior mientras yo lucho porque ninguno se conmueva.

Más fácil sería decirte que me derrito por ti. Pero claro, para ello debería aceptarlo. Además, si comenzara a mostrarme, ya tendrías una razón para apuntarme que yo sí que te quiero. Así que esperando a que sea mi interior quien gane la batalla por algún fortuito motivo, sigo manteniendo mi férreo posicionamiento en mi clave favorita:

– Ídem.

Comparte esta publicacion
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

PSICOLOGÍA AFIRMATIVA & COACHING DE FORTALEZAS  

Psicólogo especializado en Psicología Positiva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *